Por Iliana Paris, psicóloga perinatal

Los profesionales que acompañan a las embarazas tienen una doble responsabilidad en la prevención de la psicosis postparto: la detección y la educación.

La psicosis postparto es una enfermedad mental rara pero grave que tiene un inicio súbito durante las primeras semanas (los primeros 10 días, generalmente) después del parto, pero puede ser semanas o meses después) y su prevalencia es mayor entre las mujeres primerizas. 

Un reciente artículo publicado en la Universal Journal of Psychology[1], nos habla de la importancia de que los profesionales de la salud que se encuentran en contacto con mujeres embarazadas o en el postparto inmediato, sean capaces de poder reconocer las señales de alarma del inicio de esta enfermedad. Igualmente, es importante que estos profesionales puedan ser proactivos para poder identificar aquellas mujeres con más alto riesgo de sufrirla, y proveer el acompañamiento adecuado, así como la derivación oportuna, de ser necesario. De la misma manera, los investigadores plantean que dichos profesionales deberían enseñar a reconocer signos y síntomas a las parejas y/o familiares de estas mujeres, y dónde buscar la ayuda necesaria. 

Cómo se inicia una psicosis postparto:

  • A menudo el primer signo de la psicosis postparto está relacionado con el sueño. La mujer puede tener dificultades para conciliar el sueño desde que su bebé ha nacido y puede llevar dos noches o más, sin dormir en absoluto. Aunque es común tener cierta excitación y dificultades para dormir durante la primera noche después del nacimiento, la mayoría de las mujeres después de la primera noche quieren dormir y, habitualmente lo hacen si el bebé lo permite. 
  • En una mujer que está desarrollando una psicosis postparto empiezan a suceder otras cosas. Los síntomas pueden ser muy variables. Puede mostrarse muy enérgica, inquieta e irritable, y creer que tiene poderes especiales que, de algún modo, la hacen invencible.
  • Algunas mujeres se obsesionan muchísimo con su bebé pero están tan ocupadas haciendo cosas como llamando a sus amigos a altas horas de la noche, o haciendo planes para salvar el mundo, que de alguna manera ignoran al bebé.
  • A pesar de que la mujer quiere hacer lo mejor por su bebé, suele ser incapaz de organizarse y no puede estar tranquila el rato suficiente como para alimentarlo adecuadamente.
  • Algunas mujeres se sienten paranoicas, como si la gente estuviera intentando dañarla o dañar a su bebé, estos sentimientos suelen estar dirigidos hacia la familia, quienes están preocupados por su conducta e intentan asistirla o buscar ayuda.   

Fases de la psicosis postparto:

  • Entre los 4 y los 14 primeros días (pero también puede ser más tarde) después del nacimiento del bebé, comienza a ser evidente para todos que algo marcha mal.
  • La mujer puede estar muy irritable y comenzar a tener delirios (pensamiento que claramente no son ciertos) e ideas fijas que pueden ser muy dañinas, y que algunas veces pueden llevarla a lastimarse a sí misma, al bebé u otros.
  • Esto también puede ser porque está oyendo voces (alucinaciones auditivas), o viendo cosas (alucinaciones visuales), que no están.
  • Puede hablar muy rápido, a menudo sin acabar las oraciones o las ideas, puede estar bastante exaltada o confundida y su estado de ánimo puede variar en un período corto de tiempo. 
  • Si se le impide hacer lo que quiere, puede tener reacciones agresivas o desmedidas.
  • Con frecuencia negarán que algo pasa, y se resistirán a dejar de hacer lo que hacen o a reflexionar sobre el hecho de que los otros encuentren que su comportamiento es extraño o desproporcionado. 

Fase Depresiva:

  • Después de días o semanas, dependiendo de factores como el tratamiento, la fase caótica puede parar tan súbitamente como empezó, y la mujer puede sentirse extremadamente deprimida. 
  • Su humor se vuelve depresivo, se encuentra carente de energía, no quiere dormir o comer, puede comenzar a tener pensamientos suicidas (y algunas veces infanticidas) y su capacidad de concentración es muy pobre. 
  • Es difícil conversar con ella y puede estar muy llorosa y odiarse a sí misma. Se siente desesperanzada, sin ayuda y que no vale la pena, especialmente como madre. Puede dejar de cuidar de sí misma y del bebé. 

Cuidado general de la paciente:

  • Las mujeres a menudo necesitan asistencia para garantizar la seguridad  y los cuidados del bebé, así como la propia.
  • El sueño es uno de los grandes problemas de las mujeres que sufren psicosis postparto, y es una parte esencial de su mejoría, así que deberían ser animadas a dormir tanto como puedan.
  • Algunas veces puede parecer que, al ser ingresadas, se da un deterioro lo cual puede pasar por diferentes motivos. Puede que la falta de sueño esté produciendo más efectos, o que la mujer se muestre irritable por las restricciones que estar ingresada le supone, o puede ser el progreso general de la enfermedad.

El rol de la familia en el cuidado de la paciente:

Diversas investigaciones demuestran que la participación de la familia es muy importante en el cuidado de las mujeres con psicosis postparto:

  • La pareja y otros familiares inmediatos deben ser debidamente informados del inicio, desarrollo y pronóstico de la enfermedad para que estén dispuestos a ayudar y puedan organizarse sabiendo lo que supone.
  • El padre también necesita recibir apoyo y soporte por parte de la familia, amigos y profesionales puesto que para él también es un período difícil.

[1]George, I., Ekpu, F. y Imah, E. The Agony of Puerperial Psychosis on Women in Childbirth: Implications for Counselling and Health Educacion. (2013)Universal Journal of Psychology 1(4): 153 – 157.  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies