A partir del mes de junio empecé con la licencia por embarazo. Tenía fecha probable de parto para el 03/08/2018. Cursé un embarazo sin dolores ni molestias, acompañada por Nicolás (mi pareja), familia y amigos a los cuales iba a visitar o venían a casa (vivo a 100km de mi familia y amigos). Con Nicolás nos preparamos con un grupo de parteras y doulas bajo un programa llamado “parto seguro sin intervenciones” (pssi).

El miércoles 01/08 a la 1am comenzaron las contracciones. Al principio me dejaban dormir un rato entre una y otra. A eso de las 7am empezaron a ser más seguidas, ya no pude volver a dormir. Se iban pasando sin demasiado dolor hasta las 9am momento en que me di una ducha y pareció serenarse todo. Almorcé, las contracciones siguieron, cada vez más frecuentes y más intensas. Nos fuimos comunicando con el grupo de parteras, y a las 7 de la tarde acordamos encontrarnos en la puerta del hospital a las 8pm. En todo momento fui acompañada por Nico, viajamos en auto hasta el hospital, viajaba en cuatro patas en el asiento trasero sobre un esfero balón, las contracciones eran muy intensas, rompí bolsa. Al llegar al hospital me esperaban 3 mujeres del equipo pssi (dos obstetras y una doula). Con ellas fuimos hasta la habitación, donde me palparon (estaba en 10 de dilatación) transité unas 6 o 7 contracciones más, parada tomada de los hombros de Nico, decía “me siento drogada” “siento que me voy a despertar y me van a decir que tengo que ir a parir”. Nació Vera a las 9pm. Me desgarré levemente, por lo que necesité 3 puntos, y sufrí de hemorroides. Vera se prendió a la teta enseguida sin ningún problema.

Esa noche cenamos, y me acosté tarde (2 o 3 am) en parte por la emoción, y en parte no sé porque, cuando ya todos dormían me quedé mirando videos en YouTube de una amiga, sobre el puerperio.

Necesité calmantes para transitar los entuertos. 

02/08/2018

Amanecimos no se a qué hora, Vera eliminó el meconio. Después me duché. Aun el dolor de hemorroides no aparecía (quizá por los calmantes). Avisamos a los abuelos y bisabuela que podían venir a visitarnos. Vinieron los abuelos, tíos abuelos y tíos (hermanos de Nico). Nadie de mi familia concurrió (un poco por distancia otro poco porque tenían que trabajar). Fue un día tranquilo, distintos profesionales se acercaban a controlar a Vera y a mí. 

03/08/2018

Pasamos otro día tranquilo en el hospital, a las 7 de la tarde nos dieron el alta y vinimos a casa. 

Me mandé mensajes con una amiga que estaba embarazada, ella vive en México, estuve despierta hasta las 3 de la mañana o más, en el living mirando tele, mandando audios por whats app.

04/08/2018

Mando audios por WhatsApp a distintos amigos, algunos que frecuento seguido y otros que se me hacían presentes en el momento y les grababa contándole que Vera nació y que estábamos todos bien. A los que son más cercanos les relataba todo el trabajo de parto y parto. Vinieron mis papás y un primo a conocer a Vera, se quedaron a almorzar y merendar. Recuerdo que mi mamá me decía que le dé el chupete que si no iba a chuparse el dedo (cosa que hicimos mi hermana menor y yo) y eso me ofuscaba. Le decía vera no va a chupar plástico, prefiero que se chupe el dedo, quizá solo lo hace porque se está reconociendo.

05/08/2018

Vino mi hermana menor con el novio a conocer a Vera.

Grabo audios a mi profesora de danza africana (a la cual no veo hace 2 o 3 años) recordando el pasado, de bailar y que no me salía tan bien, le cuento que vivo en lujan y que tengo una hija, que gracias por ayudarme cuando estuve bajón y que ahora estoy muy feliz, que me hace feliz pensar que se está tratando la ley de aborto legal seguro y gratuito. Le mando una foto con Vera. “Le tocó una madre re excitada, estoy pum para arriba, estoy verborreica” “capaz me llame a la meditación porque le estoy haciendo mal me parece” “en la licencia nadie venía, ahora todos vienen y cuando se van quedo excitada y tengo la teta dura” “necesito bajar la locura”. Le cuento todo el trabajo de preparto y parto. (mensajes de 5 minutos)

Hablo con Paz (prima de Nico que vive en México) muchos audios (uno de 8 minutos) hablo más tranquila. 

06/08/2018

Nos levantamos temprano, fuimos al hospital a hacer unos trámites para el documento de Vera, de ahí nos fuimos a hacer el documento y pasaporte. Teníamos que hacer tiempo para la consulta con la neonatóloga, así que nos fuimos a un shopping que tiene supermercado. Se hizo el horario del almuerzo, Nicolas fue a comer a un restaurante y yo preferí quedarme en el supermercado comprando cosas para la casa (pañales, algodón, una bañadera para Vera, chocolates, repasador, tacho de basura, un libro para Nicolas, 2 remeras una para mi otra para mi hermana, y algunas cosas más que no recuerdo). Teniendo en cuenta que nunca soy de comprar muchas cosas en el supermercado, sentía que tenía que armarme de cosas para estar en casa. 

Me enojé con la cajera porque había pocas cajas abiertas y tardaban mucho.

Nos fuimos al hospital ya que a las 16 hrs teníamos turno con la neonatóloga. Tuvimos que esperar porque era por orden de llegada, me enojé porque me la pasé haciendo tiempo para cumplir con el horario y podría haberme quedado en la mañana en vez de esperar. Hice saber de mi enojo a las secretarias del lugar y en la mesa de entrada. 
Cuando me atendió la médica, también se lo hice saber aunque comprendía que no era su culpa. Después de la revisación, en la que todo se encontraba bien en Vera, nos dice: “los espero en el Congreso”, al principio interpreté que era un congreso de lactancia, luego me dice… “por las dos vidas” a lo que me pongo a contarle que en verdad yo estaba a favor del aborto legal y se generó una charla-debate en la que me puse a llorar, Nicolás me miraba como diciendo termínala y vamos. Terminé abrazando a la médica diciéndole, no pensamos igual sin embargo te respeto. Y le decía “jamás abortaría, me voy porque pretendo tener más hijos con este hombre, y si sigo hablando va a llegar tarde a trabajar y nos vamos a pelear”. 

Nos fuimos en auto a casa, Nicolás estaba apenado por cómo me había puesto y protestaba por mi reacción ante la médica, que no daba ponerme a pelear. Yo lloraba y le decía que me parece que las cosas hay que hablarlas, que lo que pasó no era una pelea que hay que hablar para que el país mejore. Él decía que no confiaba en la política y que no iba a mejorar nunca, a lo que le respondía que si él no quería mejorar el país porque no se iba a vivir a otro lado. 

07/08

Dormí muy poco a la noche. Cuando le suena el despertador a mi novio para ir a trabajar (se reincorpora luego de los 2 días que le dan por paternidad) yo estaba en el cuarto de estar despierta y vera durmiendo en el moisés cerca mío (ella estaba con el pañal lleno de pis), en forma excitada voy a cantarle saltando para que se levante. 

Pongo en estado del WhatsApp “que el respeto por el otro sea ley” con una foto con dos nenas abrazadas una con pañuelo celeste, otra con uno verde. 

Aparece Shiva (un chico que conocí en India) y luego de preguntarme como ando, le cuento que bien, que nació mi hija y me pide que le mande una “foto hot” a lo que me enojo y lo bloqueo. 

Viene Anita, una prima de Nico, a hacerme compañía, me cocina y compartimos un rato. 

Hago muchos audios a distinta gente.

En uno digo “estoy muy bien” “me siento en un subibaja estoy bien- estoy llorando”.

Organizo cadena de favores. Un compañero de trabajo cuenta en el grupo que a una familia se le quemó la casa y perdieron todo. A su vez, conozco una chica que tiene feria americana (venta de ropa usada) que como tenía mucha ropa necesitaba vaciar un poco. Armo conexión entre ellos para que llegue ropa a la familia. Cosa que nunca sucedió, uno de otro estaban a varios kilómetros. en mi cabeza todo era posible. 

Otra cadena… me comunico con el laboratorio que fabrica el óleo calcáreo que nos dieron en el hospital, y encargo (no venía menos que un bidón de 5 litros) hablo mucho con la mujer que lo vende, le pregunto porque no están promocionados, me dice que por falta de tiempo. Organizo para que una amiga (la que hace las charlas de puerperio) empiece a promocionarlo. Hablo con las dos para que surja. Tampoco sucedió.

Mando muchos audios a una ex cuñada. Hablando del nacimiento de Vera, de los partos de ella y de la vida.

Viene el papá de Nico a hacerme compañía, se va la prima de Nico. Me dice, te noto alterada, porque no respirás, a lo que le pido que lo hagamos juntos que no puedo hacerlo sola, y me dice que no. Me pongo a llorar diciéndole que estoy cansada de no dormir, que me quiero acostar boca abajo, le grito “cállate la boca y déjame hablar a mí, déjame llorar”. Recuerdo que a él no le gustaba la idea de tener a Vera a upa siendo ella tan chica. También le dije “me siento una nena de 5 años por momentos”.

Llega Nicolas de trabajar. Yo estaba despierta en la cama con Vera dormida, y le digo que quiero dormir. Me pongo a dormir, los 3 en la cama. Nico sale a comprar comida y Vera se despierta. Cuando Nico llega yo estoy ofuscada, con Vera llorando, y le digo a Nico vos no entendés que yo quiero dormir y vos te vas, y Vera llora. El me pregunta hace cuanto que no come Vera, a lo que no supe responderle, surge una pelea, le digo que él no sabe lo que es la depresión postparto, el trata de tranquilizarme, seguimos discutiendo, yo le decía que la calme él. Le digo que para mí los números ahora cambiaron, que yo nací en el 83 pero me siento de 3 años. Y que, para él, el 3 era un solo 3, y que yo lo veía de otra forma. Que era como las letras que acá significan una cosa y en otro país otra.  Termino yendo al baño con vera, la acuesto con sus mantas en el piso (cosa que ya había hecho antes) a él le resulta raro que Vera llore tanto, quiere abrir, la ve a Vera en el piso. Yo le seguía diciendo que él no la quería agarrar, él me decía que si la quería agarrar pero que ella tenía hambre. 

 Sigo mandando audios. Uno muy largo contando como estoy (idas y vueltas de sentimientos) en un grupo de kinesiólogos con los que compartimos Eutonía. Me escribe por privado mi profesora y me dice… “¿querés que hablemos?” le mando un audio de 36 minutos en los que entre otras cosas le digo “soy bebé, no se atender el teléfono” “voy a tratar de dormir” “por suerte Vera está con el papá, voy a estar en la cama no sé cuánto tiempo” Le hablo de Tita (una gata que tenía y murió mientras yo estaba embarazada) de Yima (mi otra profesora a la cual mataron) de Franca y Nando (mis padrinos que ya no están) le cuento que no vamos a bautizar a Vera, que quería ponerle Franca y que a Nico no le gustaba el nombre, y que poniéndole Vera, le puse un sinónimo (Vera significa Verdad). Uso lenguaje guarango. 

Miércoles 08/08

Me mando audios con Josefina (una chica con la cual tengo poca relación, la conocí en un curso 2 años atrás) le cuento que me convertí en ama de casa. que estoy pasando por dos momentos distintos, paso de estar super feliz (el milagro de la vida, la vida es hermosa) al llanto por cualquier cosa (nena de 5 años) y le cuento que nunca me vi así. 

Estoy verborreica y con lenguaje guarango. Hago audios con distintas personas. A alguien le digo “la gente no me reconoce porque estoy re loca, es una odisea el puerperio”.  Vuelvo a escribirle a mi amiga de México (que está embarazada) y la quiero ayudar para que esté tranquila, le digo que medite, que se conecte con el ahora. 

Cocino el almuerzo, una comida elaborada para Nico. Le digo que me espere en la habitación, le vendo los ojos y lo llevo a la mesa hasta sentarlo para darle la sorpresa. 

Me empieza a doler mucho, muy intenso las hemorroides. Sentía que quería metérmela adentro. Me peleo con Nicolás porque le pido que venga al baño a verme la cola y cuando entra le pido que se siente en el piso, como era invierno quise poner una alfombra para que se siente arriba y el la sacó, ahí me enojé y le dije que no me ayude, que se vaya. 

Vera llora, Nico me dice que le dé el pecho, y yo le digo: “déjala que llore, cuando yo era chica no me dejaban llorar”.

Tomo pastillas para el dolor de la hemorroides y hablo con mi hermana mayor (ella también sufrió de hemorroides en los partos) me aconseja que me la meta. Lo hago y el dolor me calma bastante. Leo prospecto de las pastillas y dice algo de la lactancia, empiezo a tener miedos de que le puedan hacer algo a Vera al pasar por la leche. Llamo llorando a Pablo, el hermano de Nicolás, que es farmacéutico. Preparo una habitación con dos sillas, papeles, lápices, el prospecto del medicamento y una jarra con agua y 2 vasos. Llega Pablo rapidísimo, creyó que algo malo le pasaba a Vera. No dejo que vaya a saludar a Nicolás ni a Vera y le pido que lea el prospecto y me diga si pasa algo. Me explica que no pasa nada, que solo lo ponen para cubrirse ante cualquier situación. Le cuento que estoy estresada. Hablamos de su relación con su exnovia (con la cual se había peleado hace poco y estaba embarazada). Fuimos a la cocina donde estaba Nico y Vera y le explico todo a Nico que hasta ese momento ni sabía de mi miedo por el medicamento.

Vienen Belén (la hermana de Nico) y Julián (su esposo) a comer. Al principio charlamos bien, hasta que empecé a hablarle a Julián, ellos habían perdido un embarazo hace poco, y yo lo miré fijo a su ojo izquierdo y le cambié el rostro, pasó a ser el de una persona india con la cual había tenido un problema en un tren. Le dije a Julián: “quédate tranquilo, yo te ayudo y vos me estás ayudando a mí. Vos me estás ayudando a perdonar a alguien, y yo quiero decirte que creer es crear, que vos vas a ser padre, (Belén estaba con Vera a upa) y le decía hace que Belén está ahora con tu hija en brazos, créelo, porque creer es crear” le repetía eso una y otra vez. Me puse a llorar, Nicolás me decía que me calme, sin dejar de mirar a Julián le conté y le mostré la charla que había tenido con Shiva (el indio que me pidió la “foto hot”) en algún momento no recuerdo como la charla se terminó. Julián tenía que levantarse temprano al otro día para ir a trabajar. Recuerdo que yo le decía “puede que hoy no duermas o mañana no vayas a trabajar, pero cree que vas a ser papá, creer es crear”. 

Me quedé con Nico. después de un rato estaba en la cama y Nicolás estaba en la cocina con Vera. Lo llamo y le digo, “Nicolás te vas a despedir de tu mamá, yo soy tu mamá, así que ahora andá a comprar papas* y cuando vuelvas te despedís”. Yo sentía todo mi cuerpo debilitado, realmente me sentía enferma, flaca muy flaca. * Nicolás me contó una vez que lo último que le dijo su mamá es que fuera a comprar papas.  El llorando me pedía que termine, yo me ponía más insistente, le tiré el celular a los pies, él estaba con Vera a upa. Fue a dejarla en un lugar seguro y volvió a la pieza, me quiso agarrar y yo interpreté que me iba a pegar. Me puse a cantar con auriculares puestos. No recuerdo como terminó la noche.

09/08/2018

Estaba sentada en el piso de la pieza, acomodando el placard, llega Ana, una psicóloga amiga de la familia. Me habla y me dice, vamos a pasear. Llegan también la tía de Nico, Belén y Sergio (el papá). 

Nos subimos a la camioneta Nicolás, Sergio, Ana y yo. Yo digo, “llevemos el mate”. Me decían que íbamos a ir al campo, yo empecé a decir que era la mamá de Ana, que no tuviera miedo de parir que todo iba a estar bien, que ella era chiquitita pero yo estaba a su lado, que nada le iba a pasar (Yo sé que ella paró en la ruta, en el camino hacia la clínica). Llamaron mis papás al celular de Nicolas, les hablé, les dije que íbamos para el campo, que vinieran que trajeran pastas, que trajeran mucho porque Sergio come un montón, que siempre dice que está a dieta, que come de parado más que los demás.

Llegamos a un neuropsiquiátrico, Ana se bajó a hablar. Yo empecé a decirle al papá de Nico que armemos una lista de películas para ver juntos. Le pedí su celular para hacer la lista y le dije “quédate tranquilo que no voy a revisar las cosas porno que tenés en tu teléfono”. Al fin bajé, hablé con un médico, al que le decía, “vos sos mi papá” el hombre tenía cara de cansado, le comentaba “tenés que descansar”, después de hablar un rato salió de la habitación. Al volver me dijo, vas a pasar unos días acá, me llevaron a un cuarto, me pidieron que me acueste en la cama, empecé a tener miedo al metal, no podía tocar la cama. Explicaba que tenía puesta una cadenita, que no me la saquen pero que me den tiempo para subirme a la cama, que tenía miedo. Al final me subí, me ataron las manos y un tobillo, les pedí por favor que no me toque el metal. Me abrazaba una enfermera a la cual le pedí que cante conmigo mientras me daban la inyección porque tenía miedo. canté una canción de la película tango feroz que dice “Pueden robarte el corazón, cagarte a tiros en morón, pueden lavarte la cabeza por nada. La escuela nunca me enseñó, que al mundo lo han partido en dos, mientras los sueños se desangran por nada. Pero el amor es más fuerte, pero el amor es más fuerte, pero el amor es más fuerte, pero el amor es más fuerte”. Me quedé dormida y no recuerdo cuando desperté.

Estuve internada un mes en ese lugar. Hoy, 29/08/2019 continuo con psiquiatra (tomo Valcote 250 mg y aripiprazol 0,5mg al día) y psicóloga. Me reinserté laboralmente y llevo a cabo las mismas actividades que antes, sumado el cuidado de mi hija. Me quedan miedos de que se desencadene algo parecido ante cualquier circunstancia o próximo embarazo, a veces aparecen sentimientos de culpa… cosas que estoy elaborando en terapia. 

Photo by Kevin Keith on Unsplash

Compartir este contenido en:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies